La sordera infantil puede suponer un grave obstáculo en el desarrollo cognitivo y social de los niños, puesto que afecta a la capacidad de asimilar lo que escuchan y dificultan la adquisición del lenguaje y el pensamiento. La prevalencia de la sordera infantil es de 1-5 casos por cada 1.000 nacimientos, y su detección precoz es de vital importancia para su tratamiento. Por eso, desde hace unos años, a todos los recién nacidos en España se les debe realizar una prueba de audición antes de darles el alta en maternidad. 

Página 5 de 5
Banner_Youtube_Fodonal
Banner_Youtube_Otospray