Los gatos caen (casi) siempre de pie, pero los humanos no somos tan buenos a la hora de hacer equilibrios o mantenernos dignamente erguidos cuando damos un traspié. Disponemos, sin embargo, de un complejo sistema que nos permite guardar el equilibrio tanto si estamos quietos como en movimiento.

Publicado en Oído
Banner_Youtube_Otospray