La formación de un tapón de cerumen es una causa de pérdida auditiva que se presenta con relativa frecuencia en parte de la población. No supone un gran problema de salud puesto que se trata de la obstrucción en el conducto del oído externo debida a la excesiva acumulación de una sustancia que está ahí, precisamente, para protegerlo. La solución parece sencilla, retirar el tapón, pero no se puede hacer de cualquier forma si no queremos empeorar la situación.

Publicado en Oído

Cuando se ha formado un tapón de cera en el oído, lo primero que debe hacerse es consultar con un profesional sanitario –otorrino, médico de atención primaria, farmacéutico–, quien comprobará la existencia del tapón usando un otoscopio y recomendará el tratamiento más adecuado. No es recomendable intentar extraer el tapón por su cuenta y deben evitarse remedios caseros o productos no indicados que podrían causar más perjuicio que beneficio.

Publicado en Oído

Aunque nueve de cada diez personas usa bastoncillos de algodón para la higiene del oído, los especialistas los consideran uno de los mayores enemigos de la salud auditiva, ya que pueden provocar diversos trastornos, entre ellos pérdida de audición, heridas, infecciones y perforaciones.

Publicado en Oído

En el conducto auditivo externo se produce un tipo de aceite ceroso que se conoce como cerumen. Lo normal es que se abra paso hacia el exterior y se elimine con el lavado. Su función es protectora, ya que impide que las bacterias y el polvo penetren en el oído, al tiempo que protege el conducto auditivo. Sin embargo, algunas personas producen más cerumen del que pueden eliminar; en estos casos, la cera puede endurecerse y acabar formando un tapón.

Publicado en Oído
Banner_Youtube_Fodonal
Banner_Youtube_Otospray