Sangrar por la nariz, lo que se conoce como epistaxis, es algo muy frecuente, y en la gran mayoría de casos no constituye un problema importante. Sin embargo, sí que hay situaciones que merecen tenerse en cuenta.

Se calcula que el 80% de las sorderas o hipoacusias de carácter permanente ya están presentes en los recién nacidos. Es decir, son congénitas o se adquieren en las primeras etapas de la vida. También se estima que la sordera afecta a entre 1 y 5 de cada 1.000 niños, aunque solo 1 de cada 1.000 tiene sordera severa o profunda.

A lo largo del tiempo se han extendido varios mitos relacionados con la extirpación de las amígdalas. Uno de ellos es la creencia de que haber extirpado las amígdalas aumenta la propensión a contraer otras infecciones respiratorias, como la faringitis. Sin embargo, los expertos señalan que dicha creencia es falsa, y que los estudios realizados sobre el tema dejan muy claro que las probabilidades de contraer infecciones respiratorias son las mismas para las personas que tienen amígdalas que para aquellas que han sido operadas.

Se calcula que el 45% de los adultos ronca ocasionalmente y que el 25% lo hace de manera habitual. La causa es una obstrucción en las vías respiratorias, lo que no significa necesariamente que exista un problema de salud. Eso sí, en cualquier casos puede ser molesto para el roncador y, especialmente, para quien duerma –o lo intente- a su lado.

Banner_Youtube_Otospray