¿Cómo se aplica correctamente un medicamento en gotas para el oído?

Los medicamentos en gotas para el oído, o gotas óticas, se utilizan en varias indicaciones, como las infecciones de oído externo, como anestésico o para reblandecer la cera acumulada.

Antes de administrarlas hay que mantener el frasco en la mano durante un minuto aproximadamente, para que la temperatura del medicamento sea similar a la del cuerpo humano, es decir, unos 37 grados. Si las gotas introducidas están frías, además de la sensación desagradable que pueden provocar, pueden causar vértigo.

El paciente debe inclinar la cabeza de manera que el oído a tratar quede arriba. Con los dedos índice y pulgar hay que estirar la oreja hacia arriba y hacia atrás para que las gotas penetren mejor. Entonces se coloca el frasco o aplicador sobre el oído, intentando que la punta no toque la oreja, y se instila el número de gotas que haya prescrito el médico, de manera que caigan en la pared lateral del conducto auditivo y resbalen hacia el interior. Después se debe presionar suavemente y el paciente debe mantenerse en la misma posición inclinada unos 5 minutos, para evitar así que el medicamento salga del oído.

Esta técnica de aplicación es sólo adecuada para las gotas que se usan como medicamento o para la disolución de la cera. Los productos para la higiene del conducto auditivo no están indicados en estos casos, sólo son útiles como prevención.

CONSEJOS:
* Antes de aplicar las gotas conviene limpiar el pabellón auricular y el conducto auditivo, pasando suavemente una gasa impregnada con suero fisiológico. Así se evita que cualquier supuración penetre en el oído.
* Tras la aplicación de las gotas no hay que colocar algodón o gasa, puesto que absorberían el medicamento y este no penetraría en el conducto auditivo externo.
Banner_Youtube_Otospray