¿Es cierto que la leche aumenta la mucosidad?

La verdad es que no. Pensar que el consumo de productos lácteos, en especial leche, favorece la formación de mucosidad no es más que una creencia errónea, aunque muy extendida desde hace bastantes siglos. De hecho, en internet abundan las páginas en las que se recomienda evitar los lácteos cuando se está acatarrado, diciendo que de ese modo disminuirán los síntomas.

Sin embargo, se han realizado estudios para comprobar si la creencia es o no cierta. Los artículos publicados en revistas médicas de prestigio demuestran que no se produce un aumento real de la mucosidad por beber leche en personas sanas. Otra cosa bien distinta es que alguien tenga intolerancia a la lactosa o alergia a la leche, y que, por lo tanto, experimente síntomas diversos al tomarla. Pero eso es otra historia.
Lo de la leche y la mucosidad es una creencia tan extendida que muchos padres dejan de dársela a sus hijos cuando están enfermos. También se ha visto en estudios que son precisamente las personas más frecuentemente afectadas por síntomas respiratorios las que en mayor medida se creen este mito sobre la leche. Pero hay que dejar claro que si uno no es intolerante ni alérgico no va a tener más mocos por consumirla.

CONSEJOS
* Está claro que la sabiduría popular es con frecuencia muy sabia, pero no siempre. Y este ejemplo es una de esas excepciones. No hay que creerse todo lo que se oye y se lee, puesto que hay muchos mitos extendidos sin ninguna base científica.
* Los lácteos son un alimento esencial, Por todo lo dicho, a no ser que sea intolerante o alérgico, disminuir el consumo cuando se está resfriado no tiene ningún sentido.