Banner otospray


¿Cómo pueden protegerse los oídos frente a la otitis externa?

¿Cómo pueden protegerse los oídos frente a la otitis externa? Colección iStock

La otitis externa también se conoce como "otitis del nadador", puesto que suele estar causada por el agua de la ducha, la piscina o del mar, que irrita el conducto auditivo externo.

Se diferencia de la otitis media en que esta última suele ser consecuencia de un cuadro catarral y la infección ocurre más allá del tímpano, membrana que separa el oído externo del oído medio. Una de las formas de diferenciarle consiste en tirar del lóbulo de la oreja. Si esta acción produce dolor lo más probable es que se trate de una otitis externa.

Las personas propensas a tener problemas de oído pueden adoptar diferentes medias para prevenir la "otitis del nadador", por ejemplo evitar la humedad colocándose tapones antes de bañarse o utilizando un gorro al ducharse. También hay que secarse la parte externa de los oídos después de bañarse o ducharse, así como evitar la entrada de agua en el canal auditivo durante tres semanas después de la desaparición de los síntomas con el fin de prevenir que el problema reaparezca. Si se tiene tendencia a padecer otitis externa y se produce la entrada de agua en el oído, aplicarse gotas antisépticas.

CONSEJOS:
* Si persisten los síntomas más de 4 ó 5 días hay que acudir al médico. También es aconsejable consultar si alguna vez ha tenido una lesión o rotura de tímpano o ha sido sometido a una intervención quirúrgica de oído.
* No introducirse nunca bastoncillos higiénicos para eliminar la cera de los oídos.
Banner_Youtube_Otospray