¿Se hace un buen uso de las aguas marinas?

Eurípides llegó a decir que «el agua de mar cura todos los males del hombre», aunque probablemente se trate de una afirmación un tanto exagerada. Lo cierto es que desde hace un tiempo se comercializan algunos productos basados en agua marina destinados a la limpieza de las fosas nasales o a limpiar las impurezas que se puedan acumular en el conducto auditivo.

En ocasiones una buena higiene puede prevenir una acumulación de mucosidad en la nariz o de cera en los oídos. Los difusores de agua marina pueden resultar de utilidad en este sentido.

Sin embargo, a pesar de lo que mucha gente piensa, el agua marina no puede disolver un tapón de cerumen en los oídos. Para ello habrá que utilizar medicamentos específicos indicados y avalados por el Ministerio de Sanidad. Se trata de productos formulados con esencia de trementina, clorbutol, benzocaína, fenol y aceite de ricino, que ablandan el tapón para su disolución y posterior extracción.

CONSEJOS
* Su médico o farmacéutico le podrá aconsejar sobre los productos más indicados en su caso para la higiene nasal y auditiva, y sobre el tratamiento idóneo en el caso de que se haya formado un tapón de cera.
* No está recomendada la higiene excesiva de los oídos, ya que el cerumen ejerce una función protectora. Los especialistas recomiendan la limpieza cada dos o tres días para que siempre exista un mínimo de cera.