Congestión nasal, ¿resfriado o alergia?

El resfriado común y la alergia comparten algunos de sus síntomas, por lo que no es extraño que puedan confundirse. Sin embargo, conviene conocer las diferencias, dado que los tratamientos que se precisan son distintos.

La congestión nasal, los estornudos, la hinchazón en los ojos, el picor y el lagrimeo son propios de ambas enfermedades.
Sin embargo, el resfriado se acompaña de otros síntomas característicos.
La fiebre es uno de sus signos diferenciadores. No siempre aparece, pero es habitual que los primeros días aumente unas décimas. Otro es el dolor muscular generalizado, derivado de la reacción del organismo a la infección vírica que tiene lugar.
Otra forma de distinguir el resfriado común de la alergia es la mucosidad. En el caso de las alergias tiene siempre una misma apariencia acuosa, mientras que en los resfriados es acuosa al principio, pero más espesa y amarillenta a medida que pasan los días.
Asimismo, la tos y el dolor de garganta son otros síntomas del resfriado que no aparecen en las alergias, a no ser que la persona afectada sea asmática. Y también el dolor de cabeza, más característico del catarro, ya que las alergias solamente afectan a las vías respiratorias y a los ojos.

Consejos

  • El proceso de un resfriado es de unos pocos días. Al cabo de una semana suelen desaparecer los síntomas. Por el contrario, la alergia es más duradera y los síntomas no desaparecerán tan rápidamente, incluso si se administra un tratamiento.
  • Su médico es el profesional más indicado para diagnosticar la enfermedad y establecer la terapia más adecuada para cada caso.