¿Es recomendable utilizar bastoncillos de algodón para limpiar los oídos?

Aunque nueve de cada diez personas usa bastoncillos de algodón para la higiene del oído, los especialistas los consideran uno de los mayores enemigos de la salud auditiva, ya que pueden provocar diversos trastornos, entre ellos pérdida de audición, heridas, infecciones y perforaciones.

Si bien se han utilizado desde hace años para tratar de eliminar la cera acumulada en los oídos, el empleo de los bastoncillos es una costumbre arraigada que los expertos consideran necesario erradicar. Lo que hacen es compactar el cerumen e introducirlo hacia el fondo del canal auditivo, lo cual facilitará la formación de tapones y hará más difícil su extracción.
Asimismo, se recomienda huir de malos hábitos populares consistentes en introducir diversos líquidos en el oído –aceites, leche, etc.– que no traen más que complicaciones. Para la higiene de los oídos existen otros productos destinados específicamente a su limpieza. Consulte con su médico o farmacéutico acerca de ellos.

 

Consejos

  • Aunque conviene que no se acumule demasiada cera en los oídos, su formación es un proceso natural con una finalidad protectora. Por ello se recomienda realizar la higiene auditiva cada dos o tres días para que se mantenga un mínimo de cerumen que ejerza esa función de protección.
  • Obviamente, la recomendación sobre el uso de bastoncillos de algodón se extiende a cualquier otro objeto punzante, como bolígrafos, horquillas o las propias uñas, que también introducen la cera en el fondo del oído y son capaces de causar infecciones o incluso perforaciones del tímpano.