Miércoles, 09 Mayo 2018 00:00

Otitis media serosa y desarrollo infantil

La otitis media serosa es una afección provocada por la acumulación de líquido seromucoso en el oído medio. Resulta muy frecuente en niños entre los 2 y los 5 años de edad. Aunque generalmente no provoque dolor, conviene estar alerta porque no les permite oír bien y, si el problema persiste, puede frenar su desarrollo cognitivo. Además, en ocasiones puede favorecer una otitis media aguda, que es una afección dolorosa.

El oído medio es una cavidad de la parte interna del tímpano en la que están localizadas la trompa de Eustaquio y la cadena de huesecillos. Estos huesos minúsculos se encargan de transmitir al oído interno los sonidos que capta el tímpano mediante pequeñas vibraciones. Como es una cavidad conectada a las fosas nasales mediante la trompa de Eustaquio puede acabar alojando el exceso de mucosidad producto de un resfriado. En este caso no sólo deja de funcionar correctamente el aparato auditivo, un fenómeno llamado hipoacusia, sino que pueden aparecer otros síntomas, como taponamiento, vértigo o acúfeno, ese pitido continuo y molesto que asociamos a los cambios de presión.

Sobre todo durante la infancia, la otitis es muy característica de otoño e invierno, ya que va asociada a infecciones respiratorias que afectan a las vías altas y que no tienen tanta incidencia en la época más cálida del año. A menudo se produce tras una otitis media aguda, un proceso con inflamación e infección, y puede ser el paso previo al desarrollo de otro episodio de estas características, que sí que duele y puede llegar a supurar.

«Es una de las patologías más frecuentes durante la primera infancia y, aunque los síntomas no son difíciles de detectar, hay que estar alerta y consultar al especialista a la mínima sospecha. Si el problema persiste y se cronifica, la presión puede producir una lesión anatómica», explica el Dr. Enric Figuerola, jefe del Servicio de ORL del Hospital Joan XXIII de Tarragona.

Independientemente de la causa, la otitis serosa suele ir acompañada de una disfunción en la trompa de Eustaquio, el sistema que en condiciones normales se encarga de drenar la acumulación de líquido en el oído medio y, en dirección opuesta, impedir el flujo de secreciones desde la rinofaringe hasta la caja del tímpano. «Con el crecimiento, este problema con la trompa de Eustaquio no tiene la misma incidencia, porque gana en capacidad de drenaje», afirma el Dr. Figuerola.

Hay también algunos factores que predisponen a la acumulación de líquido en el oído medio, como alimentar al niño completamente tumbado o tener padres o hermanos con antecedentes de otitis media aguda, entre otros. En el caso de los niños, sus padres suelen darse cuenta de este problema porque suben mucho el volumen del televisor o a menudo responden «qué» cuando les hablan.

A tan temprana edad «no oír bien puede convertirse en un problema para relacionarse de forma adecuada y aprender al ritmo del resto de compañeros de parvulario en materias como matemáticas o lengua», señala el Dr. Figuerola.

Para establecer el diagnóstico de esta afección, el pediatra o el otorrino realiza una exploración básica con el otoscopio y puede llevar a cabo una impedanciometría, una prueba indolora, sin participación del paciente, que sirve para valorar cómo se comporta la onda sonora en su recorrido por el oído medio.

El tratamiento puede ser el mismo que en los casos de catarro de repetición, pero si la acumulación de líquido persiste, es necesario colocar unos pequeños tubos de ventilación en el oído. Los drenajes son una pequeña punción realizada en el tímpano que permiten el vaciado de la mucosidad y la ventilación del oído medio. De esta manera se evita que el líquido provoque complicaciones, como una perforación del tímpano o un colesteatoma, que es un crecimiento anormal de la piel en la cavidad timpánica.

La intervención para colocar los drenajes es sencilla, pero requiere sedar al niño. El paciente puede hacer una vida completamente normal, pero debe tener cuidado con el agua, ya que si entra a través del drenaje puede provocar una infección. El niño que lleve a cabo actividades en la piscina podrá seguir haciéndolas pero usando tapones y gorro como precaución.
Es aconsejable que durante el tiempo que lleve los drenajes el paciente se someta a revisiones por parte del otorrino, aproximadamente cada 2 o 3 meses, para comprobar que no estén obstruidos por pus seco o cera. Los tubos se expulsan de forma natural al cabo de unos meses, y si no, pueden retirarse con pinzas.

Más en esta categoría: « Eccema ótico, un picor sordo
Banner_Youtube_Otospray